11 ago. 2011

Cuentos con palabras intrusas 2° Parte

Acá van los cuentitos que faltaban!!!!


Ojo con los aritos…

Por Lorena Sol Bedrune

"El aro malo que no quería volver"

Había una vez un aro que era inteligente, sabía usar la computadora más que nadie. Cuando a veces los aros malos se resfriaban iban a la gente, la primera con un aro malo fue la seño Liliana, el caso de este aro fue que era un hipopótamo y además venía de otro planeta. Fue un caso terrible.

Dicen que se los encontró en la cartera y cuando se los probó le dio una especie de hipnosis. Los médicos no sabían lo que ella tenía. Cuando ella se murió los médicos le sacaron los aros y todas las joyas y trituraron todo. Pero nadie sabía que a lo lejos había millones de aros así.

La ciber seño Liliana

Por Nacho Pérez

Había una vez en Italia una súper computadora que podía leer las mentes y que tenía un resfrío y nadie lo quiso comprar y sus creadores la llamaron seño Liliana. Tenía en su pantalla un hipopótamo, cuando sus creadores le cambiaron su resfrío por tierra, la computadora pesó mucho más y nadie la podía llevar. Para eso una señora que traía una cartera, la metió ahí y se la llevó.

El regreso de los muertos vivos

Por Santi V.

"El niño Juan"

Hace mucho tiempo un chico que jugaba siempre a la computadora estuvo casi siempre en peligro de electrocución y tiene resfrío, siempre estornudaba, su seño Liliana siempre lo retaba porque le decía a una amiga "hipopótamo", Juan repitió cuatro veces y ahora está estudiando el planeta tierra. El y sus tres amigos robaban carteras, Juan y sus tres amigos fueron a la cárcel y desde que salieron ya se portan bien. Y como siempre jugaba a la compu estornudó y fue a la compu porque estaba al frente Juan.

Lo revivieron con electroshock.


Mi reino por internet

Por Camila Sol

Hace unos años vivía una señorita muy bella que vivía en un departamento que tenía una computadora que tenía muchos programas pero no tenía internet y la chica llamó a un amigo pero tenía un resfrío grandísimo y la señorita llamó a un número equivocado y le preguntó el chico su nombre y le dijo:

- Señorita Liliana es mi nombre

El chico le contesto:

- Qué lindo nombre, pero el mío no es lindo, mi apodo es hipopótamo.

Liliana le preguntó:

- Vos sabés poner internet.

- No para mi es de otro planeta – le respondió

-¿Por qué? – la chica dijo

- Porque tengo diez años. Nos vemos en un parque.

- Dale Hipopótamo, voy a buscar una cartera, me preparo y después te llamo. ¡No pará! Tengo mucho resfrío.

- Lo dejamos para otro día.

Entre niños y animales

Por Ariana Minakian

"El elefante y su amigo el hipopótamo"

Un elefante estaba con su mamá y pasó un ratón, el pobre elefantito se asustó mucho porque tenía una computadora muy grande, el elefante salió corriendo a buscar a su mamá y ella le dijo:

- Dejame tranquila que estoy tomando té, porque tengo mucho resfrío. Hace semanas que lo tengo.

Y la señorita Liliana fue a ver como estaba estudiando, estaba en la escuela y no le gustaba mucho.

Luego se encontró con un hipopótamo en la escuela y se hicieron muy amigos, los hicieron estudiar juntos todo lo del planeta tierra y también del universo. La señorita Liliana siempre llevaba una cartera muy elegante y negra. Luego se sacaron un diez en la evaluación y sus mamás los felicitaron mucho por el diez.

Luego su fueron a la casa del elefantito y la mama se recupero del resfrío.

¿Bruja?

Por Luciano Cropanese

Había una vez una computadora que estaba en una casa de una bruja y la bruja se resfrió terriblemente y la bruja se llamaba seño Liliana que tenía de mascota a un hipopótamo y vivía en el planeta tierra y tenía una cartera roja y estaba solitaria en una sierra de Córdoba y si hizo amiga de los animales de la montaña.

Mundo confuso

Por Ramiro Conde

Había una vez una chica computadora que se casó con un chico llamado resfrío y la chica computadora se contagio de una enfermedad llamada seño Liliana y se murió con un hipopótamo y su novio se encontró con otra chica que se llama planeta y se fueron de luna de miel al país cartera.

Salvemos el Millón

Por Thomas Reidel

"El chico del millón"

Había una vez un chico llamado Tom y era muy pobre, pero tenía una computadora muy chiquita en su casa, un día un chico tuvo un resfrío y se enfermó, pero igual fue al colegio donde su seño Liliana le estaba tomando una prueba de lengua que estaba estudiando los hipopótamos y su otro profesor, el planeta. Cuando llegó a su casa y como pasó la cartera vio que en la carta decía: "Hola Tom, soy un multimillonario que quiere ayudarte para que tengas más dinero, saludos. Sr. Richard"

Entonces Tom dio vuelta la carta y vio un cheque de un millón de pesos. Y al final Tom se hizo millonario y con su familia pudo darse todos los gustos.

Planeta desconocido

Por Mora Loriente

Había una vez unos niños que vivían en su casa que era muy grande, tanto que tenían una computadora y un LCD de 32 pulgadas y un día sus padres decidieron ir a comprar. Sus nombres eran José y Pablo y ellos tuvieron un resfrío, (los chicos) y fueron a la escuela igual, su seño Liliana los recibió pero al darse cuenta que tenían refrío los llevó al doctor del zoo de al lado con los hipopótamos. Todo esto sucedió en otro planeta cuyo nombre no es conocido donde hay muchos robos y uno de ellos fue una cartera a una anciana y todo esto termina cuando los niños se mejoraron crecieron y fueron súper héroes y en su planeta no hubo más robos como el de la anciana y otros.

XP

Por Fernando Scattarella

Había una vez una computadora que tenía problemas en Windows XP y la seño que la tenía se llamaba Liliana y se resfrió. Fue a Temaiken y vio a hipopótamos y decían que en su planeta antes había mucho frió. Cuando se fue Liliana le robaron la cartera.

Un ojal para este botón.

Por Victoria Ailen Rodriguez

Había una vez un monstruo gigante que vivía en el amazonas y no tenía nada, solo tenía una computadora y sólo la usaba para conocer amigos. Una día se agarro un resfrío y ese mismo día tenía que conocer a su amiga la seño Liliana que conoció en internet. Cuando llego a la cita apenas la seño Liliana lo vio salió corriendo, porque era gordo como un hipopótamo que vivía en otro planeta. Siempre así, todas sus citas, corrían.

Hasta que un día le llego un mensaje en su computadora que alguien quería una cita con él, entonces, cuando llegó a la cita, sonrió porque su cita era un monstruo como él, entonces sabía que no lo iban a despreciar como sus otras citas. Meses después se casaron y la novia llevaba una cartera azul el día de su casamiento

1 comentario:

  1. ¡Gracias chicos por tan lindo momento!
    ¡ojalá volvamos a trabajar juntos prontito!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...