18 abr. 2011

La historia de Guaca - Mole

La señorita Bernarda, trajo a la escuela dos cactus para decorar el aula, los chicos bautizaron a uno Guaca y al otro Mole. 
Guaca me encanta pero a Mole ¡lo odio! es decir, lo odiaba (aunque ahora me siento algo culpable) porque me llenaba las manos de espinitas insignificantes que me molestaban todo el día y eran tan chiquitas que no las veía para sacármelas. La cuestión es que Mole desapareció... misteriosamente y sin dejar rastro...Lo buscamos por toda la escuela, Detective Bernarda hizo las indagaciones correspondientes, los chicos revolvieron armarios, pero Mole no apareció.
Por supuesto que fui la primera sospechosa de su desaparición (más de una vez pensé en secuestrarlo y luego pedir una cajita de bombones como rescate) pero juro y re juro que no lo hice.
Hoy llegaron otros dos nuevos cactus, la mamá de Matías Isturiz, enterándose de lo sucedido, nos regaló dos hermosas macetitas, por suerte para mi sin espinas chiquititas (una la llevé a 7° A y la más parecida a Mole fue al B) así que los chicos, la seño Berni y yo le decimos: ¡¡Gracias Claudia!!y aprovechamos el espacio para despedirnos de Mole: ¡¡Te vamos a extrañar Mole!!

3 comentarios:

  1. Gracias Clau!!!!!! Pronto bautizaremos al nuevo catus, aunque aún estamos de duero por nuestro querido Mole, que hasta nuevos bracitos tenía...

    ResponderEliminar
  2. Silvina, en una mano tengo mi celular,con el numero 911 escrito, mi otra mano se desplaza sobre la tecla de llamada...

    ¿Juras que Mole no esta en tu armario?¿O lo "Re juras"?


    XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  3. jajajaja Cami. ¡Lo requete contra juro!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...